Con podas cortas, poda en verde, un aclareo antes de la vendimia y rendimientos
de 25 a 30 hl por hectárea obtenemos lo mejor de cada cepa.

Así, aprovechamos las reservas naturales de la viña y huimos de pesticidas o herbicidas.